viernes, 13 de diciembre de 2013

1994

Noticias del futuro
Es cierto. En Venezuela, uno revisa el archivo de cuentos de la cripta y se encuentra con otras historias de horror monetario.

1994 no fue solo un mal año para la música, sino que fue un pésimo año para la economía Venezolana. En Enero de aquel año, las autoridades de regulación bancaria decidieron intervenir el Banco Latino. El Banco Latino era para la época, el segundo banco más grande del sistema financiero. Lo que vino después ya lo sabemos: Venezuela se sumergió en un período de alta inestabilidad, incluyendo varias olas de corridas contra los bancos y el bolívar. El saldo final fue de 75 instituciones financieras intervenidas y el 55% de los depósitos totales del sistema en bancos cerrados o estatizados. En aquella época las largas colas eran de ahorristas tratando de recuperar el fruto de su trabajo en la puerta de un banco cerrado.

Al final de esta triste historia, la crisis bancaria de 1994-1995 tuvo un costo aproximado de 13% del PIB. Además, en medio de una típica crisis gemela, el BCV quemó 45% de las reservas internacionales en un intento vano por defender el régimen cambiario de micro devaluaciones diarias (crawling peg), un régimen que finalmente tuvo que ser abandonado a favor de un régimen de tipo de cambio fijo con control de cambios, tasas de interés y precios -luego de una devaluación de 63%-. Por su costo, y este dato es importante mantenerlo en la memoria, la crisis bancaria del 94 está catalogada como uno de los episodios más fuertes y virulentos en su tipo en la historia económica del mundo contemporáneo.




La información contextual es relevante porque, durante la crisis bancaria de 1994, Venezuela experimentó un episodio de horror monetario similar al que estamos viviendo a finales de 2013. En aquella época, el Banco Central de Venezuela, se vio obligado por una situación de emergencia excepcional -la caída abrupta de la mitad del sistema bancario local- a extender un instrumento de crédito a favor de una Institución del sector público - FOGADE -. Con esta decisión, el BCV pasó a financiar, con emisión inorgánica de dinero, el costo los llamados Auxilios Financieros. La decisión del gobierno de aquel entonces, fue la de devolverle los ahorros a los venezolanos afectados por la crisis bancaria, poniendo para ello a funcionar la maquina de hacer billetes que está en los sótanos de la Esq. Carmelitas.

Hasta aquí el lector atento se habrá dado cuenta de que, aunque las motivaciones fueron muy distintas -y quizás se puede argumentar que fueron más legítimas las de 1994-, el esquema fue el mismo: El BCV, a través de un instrumento de crédito, emite dinero inorgánico para financiar necesidades de otra parte del sector público, lo cual es exactamente lo que hace en este momento con el actual Pagaré de PDVSA. Fin de las similitudes entre 1994 y 2013.

Ahora vamos con las diferencias, que resultan aun más reveladoras. En primer lugar, diferencias de orden de magnitud: En 1994, el BCV terminó por otorgar créditos a favor de FOGADE por aproximadamente Bs. 800 mil millones de los viejos, lo cual puesto en contexto, significó un poco más o menos 9% del PIB de ese año. En 2013, sin tener certeza sobre las cifras exactas del Pagaré de PDVSA, gracias a la rabiosa opacidad que decidió tener el BCV con sus cifras monetarias, el BCV podría cerrar el año otorgando financiamiento monetario a PDVSA por una cifra alrededor del 18% del PIB. ¿Se entendió? El costo actual de la política de financiamiento monetario del déficit fiscal es el doble -D-O-B-L-E- de lo que le costó al BCV salvar a la economía de la quiebra de la mitad de sus sistema bancario en 1994.

La segunda gran diferencia, y no es menor, es que el BCV en 1994 era una Institución, si bien no completamente independiente, al menos no arrodillada a los designios del Ejecutivo. Así que a partir de mediados de 1994 y hasta 1996, simultáneamente con su política de financiamiento monetario de los Auxilios Financieros, el BCV llevó a cabo una agresiva política de contracción monetaria, para drenar la liquidez excedente del sistema, a través de Operaciones de Mercado Abierto colocando títulos de emisión propia (Cero Cupón y TEMs). Esta política, se sabe, fue costosa y criticada en varios aspectos, pero no cabe duda que contrarrestó, al menos parcialmente, el enorme desequilibrio monetario causado por los auxilios financieros.

En suma: Una política más irresponsable y un BCV más pasivo. Siempre he tenido la sensación que la actual política monetaria es como esas fiestas que unos sabe que ineluctablemente terminará a botellazos, sillas volando y gente llorando.

10 comentarios:

  1. Y las tasas de inflación en el periodo 94-96 fueron: 71, 57 y 103%. Para allá vamos sin duda alguna!

    ResponderEliminar
  2. Omar, quizás merece la pena mostrar no solo la magnitud del crédito del BCV al sector público (FOGADE o PDVSA) como procentaje del PIB sino también como porcentaje de la oferta de dinero. Además también es ilustrativo mostrar las tasas de crecimiento de la oferta monetaria durante los periodos relevantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo estuve pensando mientras escribía y llegué a la conclusión de que utilizar agregados monetarios puede ser bastante equívoco, pues tras 10 años de represión financiera, los agregados pasan a hacer una métrica burda de distorsionada de las condiciones monetarias de la economía

      Eliminar
    2. Y si usas el Balance Sheet del BCV y no aggregados monetarios? Por cierto, no entiendo bien por qué sería engañoso usar los agregados monetarios. En cualquier caso, sería siendo una referencia adicional, inclusive si tiene sus defectos.

      OT: El sistema de comentarios de blogspot es bastante lamentable! Si te tardas un poco más de la cuenta escribiendo tu comentario, cuando haces click en Publicar, no publica nada y, peor aún, te lo borra.

      Eliminar
  3. Omar, ha sido un gran placer leer tus publicaciones, se siente la pasión que pones... Desde la diáspora te mandó un abrazo y el agradecimiento por este extraordinario espacio de discusión.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por pasar, recibe un abrazo extensivo a la familia

    ResponderEliminar
  5. Excelente tu artículo, así mismo fue, solo te agrego que la Asociación Bancaria le rogó a Rafael Caldera, quien era presidente electo, que se hiciera la intervención del Banco Latino a puertas abiertas, para evitar el pánico y el contagio de la crisis financiera a los bancos sanos, fue inútil a pesar de la buena voluntad de Ramón J. Velásquez como presidente interino en funciones.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que viéndolo en retrospectiva, para qué intervenir un banco a puerta cerrada, si de todas maneras ibas a monetizar los auxilios financieros. Misterios del manejo económico en Vzla. Saludos

    ResponderEliminar
  7. http://www.elchiguirebipolar.net/17-12-2013/bcv-implementa-inflacion-fuerte-y-corre-dos-ceros-los-numeros-de-inflacion/#more-12483

    ResponderEliminar